La evitación: una manera de perpetuar el malestar

Escapar constantemente de lo que malestar no nos ayuda a seguir creciendo: la evitación termina siendo un factor mantenedor de la ansiedad.